Miguel Ramos fue colaborador de Game Over.

Tambien es conocido por su nick, Randy Meeks.

Datos

Nombre Completo: Miguel Ramos.

Alias: Randy Meeks.

Año de Nacimiento: 1984.

Sistemas principales: DS, PS3, Xbox 360 (y Wii, ejem).

Sistema favorito: Super Nintendo.

Sagas favoritas: Super Mario, Zelda, Uncharted, Monkey Island.

Generos favoritos: Aventura gráfica, plataformas.

Otras aficiones: Cine, series de televisión, cómics, libros, sexo. Si entendemos “sexo” como “pastelitos de chocolate”, claro.

Funciones

Reviewer de juegos infectos, dejándose los ojos y la vida en cosas tan terribles que nadie pudo ni imaginarlas jamás. Además, corrseponsal en Madrid cuando las chicas no pueden o hay que enfrentarse a Koch Media.

Como conociste GO

Curioso: Game Over me conoció a mí y me nombró en un programa sin yo saber nada. Empecé a escucharlo y me enganché irremediablemente. Una relación de amor.

Historia dentro del blog

Los inicios fueron duros, con el rechazo de Koch Media en la presentación de Deus Ex, por lo que preferí dedicarme a escribir artículos sobre juegos como Imagina Ser Mamá 2: ¡Mira cómo crecen! Tras ello, escribió todo un enorme tocho sobre los inicios de la historia del videojuego en España contado de la mano de sus creadores.

Historia como Gamer

Sus padres no le dejaban tener consola, así que tenía que hacerse amigo de gente con la que no tenía nada que ver para poder disfrutar de Super Mario World y otros juegos de Super Nintendo. Cuando su tía le regaló la Game Boy Pocket, le dio la vida, además de la posibilidad de malgastarla jugando al único juego que podía permitirse, FIFA 98, con el que consiguió el aún imbatible récord de 85-0. Imbatible, sobre todo, porque nadie se pasó más del primer partido en una basura tan grande como ese cartucho. Tras perderse casi por completo la generación de PlayStation y Nintendo 64 (salvada en parte gracias a su primer PC, que se quedaba encallado tras los primeros treinta minutos de Final Fantasy VII, una y otra vez) por fin tuvo trabajo y pudo comprarse la Playstation 2. Y de ahí a la independencia y claro, la locura: Todas las consolas y menos tiempo para jugar con ellas. ¡Ah, la vida adulta! ¡Qué caos, oigan!

Enlaces

Imprimir/exportar