Marco Antonio Paraja es uno de los colaboradores de Game Over.

También es conocido por su nick, Markoa.

Datos

Nombre Completo: Marco Antonio Paraja.

Alias: Markoa.

Año de Nacimiento: 1983.

Sistemas principales: Master System, Game boy, Game boy Advance, PC y Xbox 360.

Sistema favorito: Xbox 360, PC.

Sagas favoritas: Mass effect, Total War, Tomb Raider, Drakensang, Gothic, Golden Axe, Metal Slug, Street Fighter, Soul Calibur.

Generos favoritos: Rol clásico occidental, Aventura/Acción y shooters (aunque estos últimos, cada vez menos).

Otras aficiones: Warhammer 40.000, cómic y algo de deporte.

Funciones

Tratar de finalizar semanalmente ese despropósito que es la “tira retard”.

Como conociste GO

De pura chiripa, en el curro, buscando un podcast que me ayudase a hacer mi jornada laboral mas llevadera. ¡Y fue el primer podcast sobre videojuegos que oí oiga!

Historia dentro del blog

Cortita, cortita. Un día me dio por suplicar a Game Over, a ver si estaban interesados en unas tiras sin gracia y hechas con el paintbrush, y el bueno de Jony, en su infinita benevolencia, me dijo “venga retard, mándame mas, que supongo que con esto algo podremos hacer”.

Historia como Gamer

Todo empezó con las recreativas de Golden Axe y Double Dragon que tenían en el bar de la piscina del pueblo donde veraneaba de pequeño.

Mas tarde mi acercamiento a una consola de sobremesa fue con el alquiler de una NES con el Gremlins 2, lo que me decidió a pedirme una Master System II para mi comunión. De aquella ya rondaban por el mercado la Megadrive y “el cerebro de la bestia”, pero mi paga no me llegaba para los caros cartuchos de 16 bits. Defendí a la 8 bits de sega ante mis nintenderos compañeros de cole, hasta la defunción de la Master System.

De los 8, dí el salto a los 32 bits directamente con el PC, alternándolo con mis visitas a la sala de recreativos del barrio y disfrutándo de los arcades de NeoGeo hasta al desaparición de estos, y con mi fuente de vicio secundaria, la ¿pequeña? Game Boy.

Gracias a mi querido PC, descubrí en mi adolescencia con los emuladores la generación de los 16 bits, y pude disfrutar los cásicos de Megadrive y Super Nintendo. Por el camino me hice con una Game Boy Advance y fui fiel PeCero hasta hace cuatro días. El Crysis fue mi culmen, harto de eternas cargas, requerimientos técnicos exorbitados y diversos problemas de compatibilidades, decidí abandonar la vida de juegos baratos, enormes e ignotos mundos abiertos y shooters no pasilleros, y vender un poco más de mi alma a Microsoft, comprando una consola pesada y negra, que hacía un ruido infernal… pero que me permitía jugar al Mass Effect sin colgarse.

Enlaces

Imprimir/exportar